Cuarto oscuro

Llevado por la frustración entré en aquel antro que estaba cargado de humos rancios y olores sin ataviar; mis ojos tardaron en acostumbrarse a su penumbra. Fueron varios sucesos, en escenarios consecutivos, los que me llevaron a mi situación actual: el primero, tomarme en la barra un whisky doble cuando no acostumbro a beber; el segundo, seguir por aquel angosto y miasmático pasillo a una joven de ojos verdes y curvas esperanzadoras que me conducía a un futuro incierto; el tercero, la presencia inquietante de un gigante con rostro reñido que levantaba su puño amenazante frente a mi cara, junto a una puerta entreabierta, y el cuarto, todo oscuro…

Ricardo Reques, Cuarto Oscuro. El Cuarto Oscuro. Microrrelatos nº 6. Asociación Cultural Mucho Cuento. 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada