Oscar Wilde y su ilustre cohete

Este sencillo cuento de Oscar Wilde, que se publicó originalmente dentro del volumen “El príncipe feliz y otros cuentos”, es una fábula escrita para niños, cuyos protagonistas son cohetes, petardos, bengalas y otros artefactos pirotécnicos, en la que no falta la ironía a la que nos tiene acostumbrado el autor. Oscar Wilde nos enseña, con palabras sencillas y prosa directa, que la vanidad puede hacer infelices a quienes la padecen y también a los que están a su alrededor. Además del ilustre cohete, parecen otros personajes como un rey que toca mal la flauta pero al que todos aplauden y cuya generosidad consiste en doblar la paga para gratificar la elocuencia de un paje que nunca ha cobrado nada. O una Girándula que sentencia que el amor ha muerto, que lo han matado los poetas por escribir tanto sobre él y hacerlo así poco creíble. 
El cohete vanidoso es el protagonista del cuento y espera el momento en que será lanzado durante la boda de los príncipes para deslumbrar al mundo entero. El cohete dice ser amigo del príncipe a pesar de no haberlo conocido “conocer a los amigos es una cosa muy peligrosa”. 
–Yo no he dicho que lo conociera. Incluso me atrevería a decir que si lo conociera no sería su amigo en absoluto. 
 Su vanidad no decae ni en los peores momentos, cuando se encuentra con una rana y con una libélula en medio de un lodazal. 
–Yo no voy a dejar de hablar sólo porque ella no preste atención. Me gusta escucharme. Es uno de mis mayores placeres. Suelo tener largas conversaciones conmigo mismo, y a veces soy tan listo que no entiendo una sola palabra de lo que digo. 
Wilde es un gran conocedor del comportamiento social y hace una crítica brillante de algunas de estas conductas ostentosas y pedantes tan frecuentes en nuestra sociedad. A diferencia del Hamlet, el personaje de Shakespeare que aprende al escucharse, el cohete de Wilde esta sordo incluso a sus propias palabras.












El ilustre cohete 

Oscar Wilde
Ilustraciones: Miguel Ángel Martín
Traducción: Catalina Martínez Muñoz
Editorial: Rey Lear (2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada