Un día de mayo para Goethe


Además de escribir grandes obras literarias Goethe escribió algunos ensayos científicos de gran originalidad. Le gustaba estudiar, por ejemplo, los procesos de cambios, de metamorfosis, que ocurren en plantas pero también en las nubes. Nórdica rescata este pequeño y curioso ensayo sobre nubes y meteorología que acompaña con magníficas ilustraciones de Fernando Vicente y del propio Goethe. 
A modo de diario el escritor alemán va describiendo, con una mirada atenta, los cambios que ve en el cielo a lo largo del día. Pero no nos dejemos engañar, aunque a Goethe le gustase mirar y estudiar las nubes, él es ante todo un gran poeta y, como apunta Harold Bloom, pocos escritores como él han sabido mostrar en su escritura un cielo tan despejado. El propio Goethe dejó escrito: 
“La moderación y un cielo despejado son Apolo y las Musas”.
Martes, 9 de mayo 
Cielo claro, aunque cubierto con leves bancos de nubes como vapores altos; el sol muy caliente, la atmósfera nublándose más y más.
A mediodía viento, atmósfera incoherentemente nublada, unas pocas gotas de lluvia, noche clara. 
J.W. Goethe 











El Juego de las nubes
J.W. Goethe
Traducción y epílogo: Isabel Hernández
Ilustraciones: Fernando Vicente y J.W. Goethe
Nórdica libros (2011)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada