Regreso de Stevenson

La editorial Nórdica libros acaba de publicar una cuidada edición de “El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde”, con traducción de Juan Antonio Molina Foix e impecablemente ilustrado por Marta Gómez-Pintado. Esta obra, como otras de Stevenson, entre las que destaco “La isla del tesoro” o “La flecha negra” forman parte de mi infancia y de mi adolescencia y su lectura rescata recuerdos de un periodo que uno quisiera que no hubiese terminado tan pronto. 
Al margen del juego que nos plantea Stevenson con el compromiso entre el impulso del deseo y el freno del deber impuesto, entre el instinto amoral y las normas de la sociedad victoriana, lo que más me gusta es la creación de atmósferas confusas, con brumas y callejones laberínticos inmersos en la noche londinense alumbrada por trémulas farolas. No recuerdo bien el efecto que produjo en mi niñez Hyde, ese hombre asimétrico y encorvado, tan feo y repulsivo como su comportamiento, pero que seduce irrefrenablemente a su otro yo, el hombre socialmente respetable, educado y de buen porte que es el Dr. Jekyll. Supongo que me produciría cierto temor y desasosiego o quizás sólo curiosidad. Lo que sí recuerdo es cómo imaginaba el paisaje neblinoso de las calles de Londres por las que me conducía la lectura de su prosa sencilla. Es ese ambiente inquietante y desapacible, impredecible, con el misterio escondido tras la esquina, lo que me trae más gratos recuerdos, cuando sus líneas me arrastraban a épocas y mundos imposibles de explorar. 
Sea con su texto original o con adaptaciones a libros infantiles y juveniles, a las historias de Stevenson muchos le debemos nuestro amor a los libros y la pasión por leer. Stevenson no regresa con cada relectura porque, en el fondo, a través de otros muchos autores en los que ha influido, siempre nos ha estado acompañando. Borges, en el prólogo de “Elogio de la sombra” se refería a él como un amigo muy querido que le ha dado la literatura. A mí también me lo parece. Aunque haya quien que piense que las historias de Stevenson son sólo para adolescentes, yo debo reconocer que sigo disfrutando de sus lecturas igual que me pasa con otros autores que formaron parte de mi biblioteca infantil y juvenil. Decía Chesterton que Stevenson, al que dedicó un ensayo biográfico, recurrió a su propia infancia para crear sus historias y que, por encima de todo, disfrutaba con ellas porque creía en el trabajo artístico. 
En esta edición se combina el placer de una relectura, incluyendo los descubrimientos y sorpresas que siempre nos deparan las obras maestras, con el disfrute del tacto de sus páginas y de las ilustraciones que tan acertadamente acompañan al texto.










El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde
Robert Louis Stevenson
Ilustraciones: Marta Gómez-Pintado
Traducción: Juan Antonio Molina Foix
Nórdica libros, 2010. Madrid
http://www.youtube.com/watch?v=2sM18sOaMpk&feature=player_embedded#!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada